lunes, 20 de marzo de 2017

Fotografía callejera (pública)

...más siempre se huele en el ambiente la hipocresía y la miseria interior de los que nos mal llamamos humanos civilizados. A veces transitaba por territorios donde imperaban el caos y la mafia, la prostitución, la locura, gente perdida en el interior del mundo de la drogadicción, del alcoholismo y bajo los borrascosos allanamientos de la razón, familias maltratadas y maltratadores de lo ajeno, perturbadores de la naturaleza. Las instantáneas que aquí cito no tratan de concienciar, sensibilizar, instruir o refrescar la memoria olvidada de un mundo superficial, frívolo…sin equipaje…

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada