sábado, 17 de diciembre de 2011

Yves Simon


Gran regalo y acierto, en el buen gusto, con Yves Simon & Transit Express en especial este disco “Macadam”...Músico, Poeta y trovador, del viejo Underground francés, su música, me acerca a la añoranza del paso de los tiempos, a los años setenta, a los vagabundos del sena, a las ancianas estaciones de trenes, a Woody Allen, al pop-art de Andy Warhol, a los filmes italianos y la novelle vague, y a las soledades que acompañaron los largos caminos hechos. Y es que aunque la niñez, la adolescencia y la juventud se instalen y acomoden en nuestro interior, el espejo nos delata y refleja que "por aquí cruzaron las épocas"...Más, esto no concluye aquí, así que nos veremos en el curso que viene y como diría el intérprete ambulante: Hasta la próxima gira…
P.D. Recomiendo este disco “Macadam” de 1976 con las canciones
Face A: Les fontaines du casino. Jungle gardenia. Nous nous sommes tant aimes. La petite fille de Fleury. Macadam (mise en route). J’ai tout mon temps.
Face B: Macadam a 4 voies. Retro-Melo. Je ne saurai rien de ta vie. Ou es-tu Je ne t’entends plus. Qu’est-ce qui s’passe aujourd’hui.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Humos y misericordia…

Nebulosas estatuas mitológicas que,  se juzgan,  pintadas en el aire. Góndolas a contraluz, capiteles, juncos y caña, fanales de aceite…música de la Francia de finales de los cincuenta, en la Italia de los sesenta, donde nos hallamos presentes, los cielos, cenicientas tonalidades, unidos con los rojos pasión que abaten en el mar, acariciando, la plata de sus aguas…la ciudad duerme, cada cual en su mundo, escribiendo el libro de sus vidas…miras por la ventana y ves como caen las primeras gotas de lluvia, abajo, cruzando el puente, divisas los paraguas de las gentes…como en un desfile, en la pasarela de sus vivezas, corren a resguardarse. En la plaza una niña con impermeable y gorro da de comer a las palomas. Los pescadores recogen redes y velas, y acercan las barcas al astillero, fuman sus pipas humeantes de Ámsterdam y hunden memorias en el mar. Rondan las ruinas portuarias, chavolas de amigos y conocidos indigentes que han prendido con maderas y cartones, fuego, a las tinas y  cubos de chapa,  para calentar los huesos y el alma y cocinar  los atunes que cada amanecida, los marineros, les traen para alimento…se sientan, juntos, como cuando eran niños en la escuela…donde aprendían a soñar…unos tuvieron más suerte, a otros las adversidades les enfermaron, sin embargo no han perdido el valor del afecto y de la solidaridad y hoy, mientras comen con hambre, el pescado, sacan una bota de vino y todos cuentan fábulas, ríen y beben, olvidando, por unos momentos la dureza de la existencia…los autos comienzan a rodar a esas horas y de las chimeneas de las  fábricas, el humo, fluye, contaminando el ambiente…no nacen flores en las aceras, no, solo asfalto y restos de ruedas chamuscadas. Los  adoquines resquebrajados, forman charcos que los muchachos camino del instituto,  pisan con regocijo, sin conocer lo que un día pretenderán  olvidar.
                                      -25 septiembre 2011-

sábado, 26 de noviembre de 2011

Jaculatoria… (RIP)

“…Desnudemos nuestras pieles en carne viva, pongamos sal a la llaga. Que escuezan los hálitos vacíos del conocimiento. Sepamos olvidar lo innecesario para eternizar, dejemos por el camino, pasos que no crearon huella, vidas que no fueron vividas. Zurzamos las fisuras de la reflexión, enjuiciemos a los magistrados con las leyes de la razón, durmamos templados en la ética del sueño,  a falta de pesadillas amorales…inhalemos los ingredientes naturales, del caldo de la subsistencia…” Roguemos a los vientos, al cielo, al fuego, a la lluvia, a los  bienaventurados astros salvajes…más nunca a los dioses creados por ignorancias, tablas de salvamento o por energúmenos mercaderes sin escrúpulos en busca de heredades ajenas.  Seamos devotos del prójimo, del débil y frágil eslabón de la escala social. Luchemos por los derechos humanos, contra quién intenta que desaparezcan las libertades y las igualdades, forjemos organizaciones de unión en un mundo mestizado en razas, ideas, sentimientos, sexos…en pos de un individualismo cultural, multicolorista , creativo y constructivo, Combatamos a los que quieran crear dictaduras holocausticas y asesinar el  -lavado de cerebro- pensamiento colectivo independiente. Necesitamos un “buen capitalismo”, no el existente en el actual sistema, que cuenta en números y no en hombres y mujeres…que se eduque en la escuela en valores interiores de conducta personales y equitativos, el juicio, la comprensión etc. y no en competitividades de ser el mejor y el primero y ganar más riqueza y consumir materialismos en un falso “estado del bienestar” que nos induce a la frustración de no obtener los resultados perseguidos, a menudo como observamos se convierten en la degradación y el poder de la corrupción y la malversación. Debe permanecer y crecer la inteligencia y el buen estudio del raciocinio universal, necesitamos más Luther Kings, Gandhis, Kennedys, Teresas de Calcuta…entendimiento popular.
“Destruyamos errores y construyamos autenticidades” Enseñemos a querer la tierra y a sus moradores, no a las banderas segregacionistas, canciones de alegría y positivismo, en lugar de himnos marciales…vivamos en constante aprendizaje, coherentemente y a ser posible  en paz.
20 octubre 2011

sábado, 13 de agosto de 2011

Viejecito.

Brillaba la noche en el camposanto. Tierra de pasados enterrados. Nacían los recuerdos donde no había más cielo que el suelo que pisaban los pensamientos, a la busca de la inmortal ausencia. Huesos y crisantemos, oraciones y depresiones, ¡qué lugar tan eterno! Daba miedo caminar por la espesura y la Luna bañaba la negrura.
Corría la lágrima sincera por la mejilla de mármol, de la escultura.
La Dama lloraba tanto, leyendo arrodillada la pequeña esquela inscrita en la sepultura.
Sombras, claroscuros, el vagabundo come el aire, sentado, sobre una fresca losa, al cobijo
del tiempo, de la inmensa soledad y del silencio espacial. Espera tranquilo mirando los edificios
ficticios de los duendes invisibles, que respiran en sus tumbas cerradas.
Duerme al amparo de unos brazos ancestrales, fantasmales pero queridos, amigos conocidos.
Ángeles de los vagones de trenes que compartieron largos recorridos de aliento y peligro.
Sueña en lluvias de ayeres, en nieves y atardeceres, en aquellos horizontes que jamás llegó a alcanzar, fuera de su luminosa imaginación. Se retiró del mundo, huyó de su olvido y tembló
emocionado, comenzando a andar, excitado, por el influjo de una senda que le llevaría  hacia
un viaje sin lastres, y a un entendimiento universal del conocimiento.
Se fusionó con los dioses del mar, formó parte de la naturaleza. Anduvo por ecos que le transmitieron sus propias palabras. Aprendió del cansancio de las plantas inmóviles.
Al final dejó la carretera y refugió su pobreza, perdida en alguna alcantarilla, cerró con llaves
de acero, las puertas de la calle.
Sus pasos callaron y le sedujo el llanto del cementerio.
Por la mañana no despertó, el frío le mató, su alma se fue con el viento.
Nadie lloró por el indigente, una leve plegaria bastó, para volver a la realidad cotidiana de la
que el anciano, escapaba satisfecho.
La hierba y las flores de nuevo crecieron, las estaciones siguieron su curso.
¿Y a quién le importa la historia sin nombre, de un desconocido parásito de la sociedad, fría como la losa de una tumba cerrada?

                             -1996-

sábado, 23 de julio de 2011

Soliloquio

Soy un solitario desde que recuerdo, ya en la infancia, solía apartarme de los demás niños y embotellarme en mis pensamientos que eran solo míos, o eso creía por entonces. Sí, más tarde descubrí, que la tierra estaba poblada de seres, que caminaban solos porque la soledad es algo que facturamos al nacer y no sabemos resolver en vida…ahora en el silencio de la madurez, me llegan recuerdos cada vez más nítidos, de los primeros años…olvidando el ayer más próximo y rememorando el antesdeayer primigenio…excepcional proceso el catalogo de la mente y sus subterfugios…tantas lagunas como días en la existencia

-2008-

viernes, 8 de julio de 2011

Nadie pintó el edén.


Paisaje urbano con un suave tapiz estucado, de zigzagueantes copos de nieve,  el tenue y gélido viento abriga a los transeúntes que van a pie o en auto. Los vagabundos tiran de sus carritos existenciales, en ellos acarrean “su alma”, equipaje caritativo de su condición ambulante. En otra parte, no demasiado distante, los chicos dorados al sol, se bañan, sonrientes en las playas de arenas ardientes y montan sus tablas de surf…Volvemos al suburbio de la metrópoli, allí por necesidad, una niña prostituta coge la mano del anciano desahuciado… su rufián apoyado en una estatua de falso mármol. Solo es un chiquillo y ya teje la rabia y el odio hacia el mundo… precoz, morirá en su propia red, con un arma apuntando la sien del destino ¿O tal vez, será desatino? Siempre existen sombras en los callejones, en las tabernas hediondas, hombres y mujeres, fuman colillas y  beben vino peleón. Carne picada y cervezas, en la barra aglomerada de gentes, ojeadas bravuconas, navajas, razas variopintas, hambres, gorras veteranas, sombreros deteriorados, sangre y tullidos, todos mirando al cielo, señalando como posible salvación, la tormenta que se acerca. En otro lugar, el señor de la comarca, ha festejado su onomástica con una cacería en su extensa propiedad.  Persiguen al  zorro con, cruel fanatismo y ansia de laureles…Una tarde cruzando los arrabales, desde el cristal protector de su limusina, ve a un mendigo, tendido en la acera, agonizando y a una niña que solloza a su lado, por un segundo, sus ojos se encuentran…El señor desciende la mirada, aprieta la mano de su amante y ejecuta al chofer, la orden inmediata de partir, éste, obedeciendo, cruza la señal en ámbar y se aleja de la barriada, a toda celeridad…
Julio 2011

lunes, 4 de julio de 2011

Pequeñas Antillas.

Plantaciones de cacao, caña de azúcar y oro verde (banana)…tránsito por las calles estrechitas de adoquines infectos, blenorrágicos. En la plaza del pescao, Zanba el demonio juega al Kou Kou djèdjè…letras quemadas leídas en papel limón con estupefacción…los almacenes con tejados de aguilón de curaçao permanecen tapiados con un rito sangriento. En sus puertas coloreadas de ténebre oscuridad, los aires ventean huracanados. Asusta el temblor, el eco indeciso, unánime imagen de recelo. Las aguas altivas de los mares se alzan empuñando lengua asesina que engulle a sus presas, devolviéndola a las fauces de sus orígenes más ancestrales.
Antes de la rebelión los fantasmas duppies ofrecen “un petit marronage” a los criollos prietos, blancos o trigueños que bailan y componen músicas con viejos barriles de petróleo, con patas de conejo en las bocas y gallinas descuartizadas.
Se mestizan los cacerolas de acero (steel pan) con el soca, raggasoca y calipso…el cimarrón vocifera un papiamento isleño, prenden las hogueras y los poseídos, desnudados por mister Vaudou, enloquecen y gozan de sus flácidas carnes grotescas, pigmentadas de lujuria. Satíricos miembros erectos fecundan los violentados vientres que en un dionisiaco futuro albergará los infiernos dantescos del caribe y las áfricas… ¡ay África! Que estás en los cielos (y en EEUU, Madrid, Barcelona, Londres y París). No ha servido de nada la arena depositada en las entradas de los aposentos indígenas, esa popular creencia de que los ángeles caídos, maléficos, rebeldes, pecadores no traspasarán los umbrales sin haber contado uno por uno cada grano de arena… ¿calmar a los espíritus con religión?... ¡OH, Dios! Cuan desafortunados los que yacen sin fe.
Bolsillos vacíos, cuartos menguantes…griterío clama desconcierto, reunión de masas, politiqueros parlanchines, brujos, curanderos y tribus de médicos ineptos. Parafernalia danza de la muerte, aguardiente, santeros y sus cultos ruinosos…enfermos ¡joder, si no hay un puto hospital!...corazón, mente, alma, al amanecer duerme el exorcismo y la tormenta amenaza con furia divina…enterrados bajo sus fuegos, los amerindios colonizados lloran, suspiran, oran a las saetas del olvido.

Mayo 2002

Algunas definiciones Isleñas:
Kou Kou djèdjè: Juego del escondite.
"petit Marronage": Huir por un período de tiempo, para buscar la compañía de una mujer, o asistir a un rito de religión prohibida, o solo respirar unas cuantas bocanadas de Libertad...esta costumbre desembocó poco a poco en Rebeliones.
Papiamiento: Mezcla de diferentes dialectos sin ortografía establecida.
Soca: Música de ritmo más rápido y bailada al estilo oriental...surgida de la fusión del Soul y el Calipso.
Raggasoca: Fusión entre Soca y Reggae Jamaicano.
Steel pan (cacerolas de acero): Música con un viejo barril de petroleo.

viernes, 24 de junio de 2011

M I S E R E R E – El Desmayo del Sueño.

Qué mundo aquél. Todo parecía mísero, la gente iba asustada, paseando el perro de la pobreza, sacándolo para que hiciera sus necesidades. O quizá era él, que experimentaba una visión deleznable en sus rostros ocráceos, perseguidos por la desfiguración teatral de la máscara terrorífica en la que se hallaban, camuflando el ridículo interno por una farsa exteriorizada.
-El mundo en su autenticidad, distinguido público.
Perdido ya en esa trágica sensación de reconocer la vulnerabilidad del espíritu, en una sociedad hostil, cada vez más integrada en el estigma frívolo e insólido del esteticismo. Pensó en los pensadores, en la absoluta austeridad de los monjes cartujanos. Entregados espiritualmente, atrapados en claustros amurallados y claustrofóbicos, en el anacoreta, el misántropo, el ermitaño. En los antiguos estilitas más drásticos y radicales sobre pilares y columnas existenciales. Artistas de la mente, de la oración, esculpidores de sueños liberadores, agricultores de almas creadoras de la pureza mística. ¿Dónde iban a morir estos animales de la percepción en vías de extinción?...
…Seguidamente, le desgarró el sentido del entendimiento, unido al conocimiento. Cayó un rayo, partiendo con crudeza la razón de sus valores más trascendentales. Participó en el penoso ritual del sacrificio, siendo la ofrenda otorgada a los dioses agnósticos de lo oculto. Entró en el Santuario del averno con ánima atravesada, un coro de voces repetía con los ecos de un gélido vacío. Sintió como se llevaban su esencia junto a las otras, en una bandeja de espesa niebla. Estiraban la piel y amordazaban los oídos. La única frase que la coral de voces, ahora acústicamente sobrenatural, repetía, sin cesar, castigando la antorcha de luz. Apagándola. El recinto osciló entre la carencia de claridad, sombreada por contrastes ocultos de lápices láser, pintando rayos catódicos, curvas de sobresalto que estimulaban impulsos bruscos de transmisión imprevisibles. Corrientes de riesgo, con descargas eléctricas de pasados nunca acontecidos y ejecutados fortuitamente por neuronas criminales. ¿Quién quería destruirle? El cien por cien, no sabe, no contesta. De las sacudidas, le salvó el frío del espacio y la frase que continuaba repicando: “Estás a solas con el solitario”.
Las proyecciones del subconsciente eran las que le quemaban, convertidas en entes etéreos, volátiles…demasiado eternos. Desprendiendo gases de ausencia. Así acabó, rendido en el suelo, mientras toda sustancia de presencia, se perdía en la lejanía, allá en lo más alto del firmamento, sin dejar ninguna huella. La soledad era demasiada compañía y su reflejo quedó cautivo de otro cuerpo físico, sobre una alfombrilla sangrienta, semiborrando la palabra “Welcome”.


Extraído de la novela “El reflejo de los sueños en lunas rotas (perdido en la eterna oportunidad)” -2003-

viernes, 17 de junio de 2011

Sueños de Perroloco

Matamos el hambre con nuestras letras, y saciamos la sed con la tinta en un devenir de pensamientos escritos para ser compartidos:
No dejo de pensar…en que debo de estar vivo...
¿Y si muero...porque pienso?
Logramos pisar…la tierra que no veremos.
Libros mojados…de lluvias silentes de acero afilado.
Vieja escuela…nidos en los durmientes.
Las infancias…de pupitres salpicadas.
Tuve un pez que murió…no sé si por viejo o por sabio.
Bostecé…y sembré sueño.
Madrugo…así vivo más el día.
Transito por atajos…para llegar más tarde.
Crepita el fuego…el anciano ojea el libro.
Trasplanté árboles…para cavar mi tumba.
Lo que ayer leíste…lo escribí hoy.
Prefiero las caricias…al cigarrito (soy exfumador)
Llevo tantos años en soledad...que necesito estar sin mí.

Septiembre 2009

domingo, 12 de junio de 2011

Mestizaje...

 ... Y a todo aquel que sigue cultivando sueños en tierra abonada de pensamientos quiméricos.
Concibiendo del progreso de una sencilla simiente, el entendimiento del mestizaje de razas,
religiones, y creencias en el mundo.
(Respeta, acepta, tolera…)

martes, 7 de junio de 2011

ACLARACIÓN

El día que me cambié de mundo, era una mañana silenciosa, amarilla…el cielo nublado de plata y perlas tintadas…agua de mar, agua de río, agua del grifo, que salpicaba en las tejas de pizarra, de las casas por las que iba cruzándose mi camino. Abertura incierta y curva sin un final glorioso, solo la ida…recuerda que pasé por aquí.

sábado, 4 de junio de 2011

J O E V O L A D O

Emisoras de radio, estamos trasmitiendo…cadenas de televisión sincronizamos el miedo en riguroso directo. El caos desvaría…hoy no hay colegio, la situación es desesperada…las adolescencias observan apoyadas en el muro.
Veinte litros de agua bendita por metro cuadrado, tomad y bebed…
A veces huir es el lugar de donde vienes. Joe Volado alunizó en un pretérito indefinido, llegó sin tripulación, sin nave…sin credenciales…desconociendo la ruta, la velocidad y el tiempo transcurridos. Transita solo la física…la duda atraviesa sus pensamientos, ¿no hay tierra en este planeta? Un hombre acaba de germinar en la llanura del desconcierto, no sabe donde buscar raíces y la adicción al alcohol le está ahogando en el quebrado cenagal del ausentismo. Eclipsado de los archivos, desapercibido por las arterias de ida y retorno ¿qué infiernos llora?
Joe solitario enmarca sus recuerdos entre crucificados tapices surrealistas ajusticiados por el camino. Aterradoras alboradas de góticos despertares…iba dejando una estela de mismos ayeres por orillas de pueblos, ciudades, playas lóbregas, por atajos de piedra y rondas emparedadas de gris abandono y extrablancos vacíos amnésicos. El cielo surcado de señales, un desierto de símbolos que jamás expresaban nada.
El viajero espacial pensó y al pensar se asustó porque los pensamientos huían hacia la libertad y se arremolinaban cual dunas creadas por las aspas del dulce cachimbo y concebían el suspiro azucarado…así que respiraba el guarapo y su propio trigo con cornezuelo espiritual y extraía el agua del bagazo de la existencia. ¿Realmente existía el tiempo? Había días sin memorias, minutos traspapelados en cajones destartalados, segundos que fueron primero, quemados en cualquier silo…habrán saetas que darán giros insubordinadas en inútiles esferas. El eremita se remolca por limbos que pretendieron darle olvido…él seguiría perpetuando una maldición. Una diabólica jugada de agujeros negros le dejó exánime bajo los escombros de un futuro que no era suyo. Quién anda por las brechas de latifundios hirientes, quién dosifica el soplo que inhala por si persiste trecho en este excéntrico distrito. ¿Dónde fue el pánico? Siente el aguijón de la soledad clavado en alma escanciada. Desertada en inhóspito azar.
Ayuno de vocablos, es mendigo en el banco del camino, letrado de la paz y el hambre.
Hay días que el mutismo llama a la puerta y la sombra se afirma en el sillón, es entonces cuando alienta ese exiguo y rociado oxigeno de pesadumbre, esa tenue bruma que se cierne en el contexto. Qué admirable es la soledad y qué doliente y desamparada comprenderla allí tan…desguarnecida. El insociable mira el infinito horizonte plateado y sedentario y a lo alto el edén preñado de nubes que demandan orillar en los cuartos de Luna, lluvia que desea caer para sembrar los áridos parajes…el viento cobra aliento tras fatigarse en su constante lucha con el hielo de ciertos corazones…calor, ternura, aroma.
OH, emoción real y apócrifa ¿cómo bucear en tus adentros sin agredir sentimientos?
No, heridas abiertas no, cicatricemos las huellas de los amores ardientes que ya se guardó duelo en su respetado y cauteloso espacio de tiempo…el soliloquio del desamparado, el “sincompañía”se siente único en su especie, trazos para decir que seguirá escribiendo pese a las mareas que zozobran en los puertos, saturados de bajeles anclados, astillados para prender fuego y ser recogidos por la sonora avalancha de una mano sin tizne, sí flama para secar los atavíos del ancestro éxodo tragado por los torbellinos del cosmos que del mástil más alto colgó su agradecimiento…ya sumergidas las aisladas islas en antaño margen de sensatez, ven, dale el beneplácito de éste tu madurado entendimiento. Le apena la lejanía en que acaece. Con un pañuelo en los ojos se miraba al espejo, el dedo en el percutor y un regocijo en los labios…nada parecía tan importante…la puerta giratoria de la noche deambulaba entre murmullos recorriendo desasosiegos, los barrotes de las celdas de su quimera accedían a tiempos en un vacío impalpable, golpes de silencio y fogatas, gorras de frío, una armónica, furgones de tren, esclavos vagabundos, luchas de perros y el Blues del más allá. En el reflejo del escaparate la ráfaga cruel de un instante de posible verdad. Quizá mañana regrese con otra composición y menos asustado vuelva a subir al escenario a gritar al publico enunciados reaccionarios para que despierten de su sueño extenuado. Es la era de la computación, mandad un e-mail o dejad sugerencias en el buzón de voz. Gracias.
Un fósforo ilumina el rostro masacrado de la incertidumbre, del llanto de una vida muerta…sobre la fresca arena el asceta personaje se siente asfixiado en el sudor febril de la cotidiana hojarasca…el nacimiento de un Satélite rojo relumbra en la agonía de un postrero día de trágicos presagios, ahora calados por una dócil quietud que relampaguea en el firmamento…estrellas troceadas se acercan a las espumas lúcidas de las aguas de la razón y se dice que desconoce sus pasos, esos profundos gráficos –supone- acaecidos en otro mundo…es vigilante de signos que tomó con desatino, desacierto del hierro caliente en sus manos. Creyó in extremis una culpa o manera de ser que luego se disipó creando la marca del estupor…allí empezaron las pesadillas y con ellas la inseguridad de alguien que solo trataba de evadir el maleficio, reconociendo el error trataría de cambiar la suerte del predestinado.
Huele a pólvora, borbotones de sangre hierven…humea el cañón, pálidos labios…un hombre yace en roca volcánica…las olas gigantescas se agitan, se llevarán el cuerpo y la pena para siempre con fuerza devastadora y depuraran una existencia que había dejado de latir tras el naufragio estelar
.
Noviembre de 2002

sábado, 28 de mayo de 2011

P e l d a ñ o s

Paredes de papel, ¿qué silencio no escuché?, el paso de las calles, llamadas roncas en el interfono, correo comercial, tránsito de fondo, buzones repletos de propaganda, certificados, recibos y algunas postales lejanas, cartas cerradas al enigma, sorpresa e impaciencia, buenas o malas noticias, accionar un interruptor, sentir la luz de la imaginación a escondidas, o el frío del congelador, bodegón en el frigorífico. Mezclas de aromas de cenas desnudas se contonean en el patio de luces. Suena una cisterna, ronquidos y un siseo. El taconeo en la escalera, una breve sensación en el rellano de indecisión, el metal de las llaves, un encuentro y un portazo. La lavadora funcionando, los sesos friéndose en una sartén a fuego lento, humo y gritos, interiores solitarios, vecinos compartidos, voces en penumbras, televisores encendidos, cohetes tras un gol, una del oeste, un musical y un reality show. Cambios de dial en la radio de madrugada, debates, jazz, rithm & Blues, deportes, músicas de ayeres, sucesos trágicos y anuncios de bebidas refrescantes, grifos abiertos, agua salpicando, platos y cubiertos, una ducha fría, baño caliente. Teléfonos que rugen, respuestas apagadas y ausencias, jadeos de sexo, sollozos, insatisfacción. Sirenas de urgencias, en la carretera silbidos, cláxones, frenazos y cristales rotos, pitidos, automóviles y motocicletas, siniestros de velocidad, reyertas, borracheras violentas, la lluvia tamborilea en la azotea y las ventanas, luces y sombras de los edificios de enfrente, un gato erizado, un niño que ríe, un perro que aúlla, una niña que llora. La ropa colgada en los balcones recogida apresuradamente, el teclear de una máquina escribiendo los fracasos de la mano, el sonido de un fósforo, el aspirar de un cigarrillo, la parada de autobuses, el camión de la basura, la bronca de los padres, la suplicante represión de los hijos, el ruido de un vaso que cae a medianoche, pálidas sábanas, calor húmedo, relojes despertadores de sueños y en la lejanía, alguien sentado en la bahía viendo amaneceres que escarchan la rutina.

sábado, 21 de mayo de 2011

Subsistencia

Río de aguas plácidas, barquitas reposando y nosotros en algún lugar inquietos… ¿por qué no nos instruimos en el arte de vivir…? Es hermoso y sensato vivir ricamente pobre, sobrevivir con solo lo necesario…ver amaneceres y horizontes, pescar y cazar para comer…plantar tu propio huerto…sentirte libre y disfrutar de las cosas simples y sencillas…Da igual si el instrumento es de viento, cuerda o percusión…lo que interesa es que suene… ya sea rascando caracolas, golpeando piedras y palos,  meneando huesos o silbando cañas de bambú…esa armonía que satisface nuestros adormecidos sentidos, despertándolos y entregándolos al cenit sensorial ¡es lo que cuenta, somos la importancia de creernos! Bien, si no hay prisa, sentémonos y contemplemos el reloj parado de la libertad...

sábado, 14 de mayo de 2011

Días en blanqueo






















Qué lejos, cuando llegué a la ciudad…imaginarme todo lo que iba a suceder, era imposible prever los cambios que se perfilarían en un futuro que es hoy mi pasado…en cuarenta y siete años he visto nacer movimientos generacionales, culturales…ensombrecerse y por fin morir en agonía atragantándose con su propia náusea…terminaron dictaduras y guerras y comenzaron batallas y pendencias…por que el mundo se construyó de una manera bastante infantil como un monopoly gigantesco…fabricamos capital y pasamos hambre y nos matamos por dinero…billetes y monedas que imprimimos nosotros mismos y la miseria se instala en casa…tenemos trabajo, casas, coches y vemos desde la televisión documentales “buenísimos” de África y sus penurias y famélicas tribus…aguantamos a jefes de empresa déspotas que creen que el tiempo es oro pero nos lo pagan como chatarra…pero no te preocupes que hoy el Barça vence al Madrid…musicalmente he visto morir el jazz, el rock, el punk …ahora se fusionan y salen batidos de comercialidad…en tu móvil impersonal ponle un
politono…bipbipbip…suena constantemente en los transportes públicos en el bus la mujer de al lado habla con su hija, atrás una mulata con el novio y dos asientos más allá un hombre platica a gritos sobre negocios…no me dejan leer tranquilo…el merchandising no nos deja digerir este modernismo técnico, cuando aprendes como funciona un aparato, ya debe cambiarse por un nuevo modelo…del buen uso hacemos abuso…hermano cangrejo.

-Marzo de 2008-


viernes, 6 de mayo de 2011

PULGAS Y GARRAPATAS

Veo las miserias internas a mi paso por las calles, grises como un alma descalza y profundamente hundida en el asfalto derretido por sombras de soledades y pobreza,
desenterradas por la memoria.
Han sembrado cruces, ha nacido la sangre con espinas de recuerdos amargos.
Triste deambular por tierras que no perdonaron los fusilamientos ni las fortificaciones que alzaron para dividir las enfermedades, para no contagiarse de la realidad.
A vosotros, que estáis en el poder os tiro piedras. A los que rebajáis a la raza humana os golpeo con mi peor resentimiento...Y mi plegaria se oirá en los corazones que sufren y por ellos seré despiadado, crecerá la ira y el odio, perseguiré vuestros felices sueños, nadie puede olvidar el desprecio, la orden de apretar un gatillo, moriré, culpable por castigar a aquellos que mataron a mis padres, a mi generación, a esos mal nacidos que abandonaron a niños de mirada suplicante, entre los miedos de un camino sin brújula.
Creadores de guerras sin escrúpulos, oficiales y reyes, gobernáis los intereses de nadie, falsos profetas de leyes concebidas por manos ejecutoras, asesinos con justicia propia, inmunidad diplomática, compráis la ley con las mismas monedas que escatimáis a los infelices que se encuentran sin pan, sin abrigo, sin trabajo.
Pero no os preocupéis, porque no pasará demasiado tiempo, no, vuestros crímenes no quedarán
Impunes y pagaréis con un arma afilada, de plata, al pecho destinada.
Mientras sigáis en este mundo, no podré escribir poesía, pues me dejáis sin inspiración y respirar
…me pertenece.

Febrero 1997

sábado, 30 de abril de 2011

LA PANDERETA TIERNO-ERÓTICA


Vestida de cuero negro, desabrocho la plateada cremallera y apareces desnuda. Estás erguida, sentada sobre mi pierna, esperando el abrazo que nos una. Con estas manos acaricio tu cuello altivo, abro y cierro los ojos con un tic de
excitación, invadido por la introducción del primer acto…acto sublime.
Suena la música en el sensual ritual, seguido por el fogoso deseo, admirando esas curvas exuberantes, perfectamente sinuosas y lascivas.
Suave perfume a caoba y esencia de tacto sedoso, brillante forma ensoñadora.
Entrelazados ya, compenetrados, cómplices en espíritu, almas contagiadas y perdida la razón, rasgueo de emoción, golpeándote con la dulzura de la furia que nos engulle.
La luz es muy tenue, casi a oscuras, te toco…penetro en tus profundidades, y ya empieza la orgiástica actuación.
Se oye la armónica, el piano, la batería…
Y las notas de Blues con pasión desenfrenada, con satisfacción salen de tus cuerdas
…mi fiel guitarra

Septiembre de 1997

viernes, 15 de abril de 2011

Odisea espacial

Como una estatua, sentado "In Albis", apoyado en la barra petrificada del café "Odisea espacial", navegaba en el ambiente Underground Futurista. Mezcla Factoría Warhol con marcada tendencia y culto a Kubric. El camaleónico Bowie duque blanco, toca al saxo una desgarradora pieza de Funki Jazz Rock. En las paredes hay imágenes históricas del primer paso en la Luna, Graffitis del metro y calles de Nueva York, Otis Redding, el rey del Soul, micrófono en mano, cantaba a dúo con la Dama de los espirituales, Aretha Franklin, la voz más negra del Universo, una canción "A capella" desgañitada, tensa, con unos coros increíbles que desde luego llegaban al Soul (Alma). Por otro lado, enganchados con chinchetas estaban Lou Reed, Nico y John Cale, formación de la legendaria Velvet Underground. Un póster muestra a "Divine" lamiéndole la ésta, a una Drack Queen acariciándose las tetas. Este café musical (ahora sonaba Edith Piaff), era un mausoleo de arte contemporáneo, lleno a rebosar de carteleras con películas destacadas en la historia del Séptimo Arte. Andy tomaba su "leche enriquecida", entretenido en un minucioso repaso del meteórico formato artístico. Fotografías en color, beige y blanco y negro mostraban la sinopsis de los siglos transcurridos y embotellados para algo más que decoración. Un verdadero reportaje institucional de progreso y retroceso, uso y abuso. Un extenso elenco cultural preso de antesdeayeres y pasadomañanas. El "Odisea" era un macro bar museo empapelado por los chantajes del tiempo. Copito de nieve se reía de la historia, Einstein le sacaba la lengua, Hitler saludaba en el discurso de los Juegos Olímpicos de Berlín. Serigrafías de sopas y hongos atómicos, el Pop Art se codeaba con Mao, Carlitos y Snoopy, Ghandi o la Madre Teresa de Calcuta. Roy Lichtenstein dedicaba su visión estática hacia un Picasso azul cubista, a un Dalí psicótico delirante hiperlúcido, a un enfermizo Modigliani negro... a un cartelista circense y cabaretero Toulouse Lautrec. Músicos con pincel, pintores con clarinete. Escrito entre líneas a doble espacio. De los amplificadores "Que largo y curvo camino" del doble disco blanco de los Beatles. Gestos inmortalizados de presidentes, papas, emperadores, Peter Pan y El País de Nunca Jamás. Esculturas florentinas, una biblioteca de clásicos y comics, pensadores y metafísicos alemanes. Una cámara de los hermanos Lumière, más inventores, más películas, directores de cine, asesinos en serie en rincones oscuros, niebla y luces fundidas, truenos, fuegos, efectos especiales, pescadores de imágenes. ¿Qué no había en el "Odisea"?


P.D. Extraido de la novela: El Reflejo de los sueños en lunas rotas (Perdido en la eterna oportunidad) 2002

viernes, 8 de abril de 2011

Humo del asfalto

Callejones sin escapatoria, ríos y mares contaminados, sentidos que acechan la noche…hienas y buitres carroñeros husmeando la sangre derramada…las alteraciones genéticas, orgánicas, y radioactivas se propagaron por el sistema …durante períodos - no conocemos calendarios, solo referencias por libros y objetos resucitados de aquella cosecha- todo fue cambiando de manera progresiva, hoy no existen estados, gobiernos…la jerarquía es la anarquía, cada cual enjuicia sus criterios y como perros hambrientos buscamos alimento entre las ruinas de fábricas y mega mercados, inmunes al monóxido de carbono a los rayos infrarrojos, ultravioleta, al deshielo y calentamiento del planeta. Nos protegemos con telas y metales y utilizamos armas que creamos con nuestras propias manos…
He estado en bibliotecas indagando en los manuscritos que no se habían llegado a quemar, he visto imágenes que se lograron salvar ….Hombres que viven bajo tierra, otros en estaciones espaciales y los acuáticos en el mar, yo soy terrestre trepando hacia la seguridad sin futuro, simplemente sobreviviendo, no existe la esperanza, la creación llega a su fin pero así y todo pretendiera…ese afán por conocer, descubrir lo que intuyo que me enseñaron pasadas generaciones, Hay mucha analfabetización, enfermedades de epidermis ,percepciones, sistema óptico, cerebral…nacimientos sin apéndices o por el inverso con más miembros de lo que aludimos corriente…pero en el nuevo mundo no vive lo lúcido…todos somos mutantes del ayer atómico ….el vandalismo y la ley del más fuerte es lo que impera….apocalípticos parajes, metrópolis y municipios semiderruidos, campos desérticos, lluvias ácidas, astros purpúreos que asolan y satélites que congelan, escasean el agua y los comestibles…nos abastecemos como podemos, aprendimos a subsistir con la extracción de líquidos y pulpas de raíces vegetales…mi padre, mi abuelo, ellos me enseñaron a leer, escribir… se me explicó la historia de la humanidad y cómo no supieron resguardar la naturaleza. Su egoísmo, ambición y corrupción les llevó al fracaso y a la destrucción…esperaban que ahora aprendiéramos a edificar el paraíso, pero no nos supieron anotar la fórmula.
Oculto en el anonimato de las sombras que ofrecen las paredes, muros derrocados que se alzan tras el desastre y la tierra yerma. Me encuentro camuflado entre la chatarra de uno de los innumerables cementerios de antiguos vehículos calcinados tras la revolución…despojos de cristal, hierro y caucho yacen por todas partes… siempre la misma árida y cansada sabana de espectáculo…vivimos el futuro, amigos, hoy no existe nada, jajaja…solo el humor de los locos…nos une al pasado demencial…la mayoría de recuerdos se quemaron en la tercera gran guerra, los animales humanos diezmaron y los que quedamos vagamos buscando la manera de morir dignamente…más, el instinto nos hace seguir luchando, ¿hasta cuando?.
Las tribus urbanas dominan las ruinas y los individualistas se defienden…esto parece que no ha cambiado en el tiempo, en esa era que los valores dejaron de ser... ¿o no?
El reverendo sermonea al viento y le cuenta al oído los motivos para crear una tierra donde sembrar la semilla hallada y perfeccionar el amor a los demás, fructificar los sentimientos…que las aguas se apacigüen… ¡que bello mensaje! Instituir a partir del caos, edificar con el conocimiento de la frustración de la civilización muerta.
-Recordad los fallos de nuestros ancestros y aprended de ello…
Rezaba el predicador.

-2007-

viernes, 1 de abril de 2011

BRUNAS SOBRE FOSCAS

Esa noche andaba por los caminitos de aquella pequeña aldea, anclada en un sobresaliente pasado milenario, invariablemente imaginario. Le escoltaban olores portuarios…rastros de la venta de pescado en el mercado de la mañana…lúgubres luces alumbraban las piedras de las casas con grandes portales de madera…carros tirados por jamelgos transitaban el silencio adoquinado y el señor, paseaba a sus perros después de dos jornadas sin cacería…sin zorro.
Trovadores y Juglares hacían sonar las cuatro cuerdas dobles de la mandolina y un extraño clavicordio inspiraba fantasmagóricas inscripciones que somatizaban en la insólita atmósfera naciente…mientras el azor se posaba en metacarpo enguantado.
El viento erraba alrededor con furia cansina, zigzagueante, buscando refugio…calor, desprendía el hedor del día y atraía recuerdos balsámicos y ansiados por los adormecidos olfatos de los hogareños del lugar que reposaban la madrugada en silvestres lechos, contiguos a resoles prendidos escalfando el aura que disiparía el alba… Esa noche se recostaba sobre el único puente que se levantaba en la existencia y miraba las aguas sudorosas de grasas y pútridos cócteles, rúbrica de la sustancia humana que como el mismo océano, fluían a granel para cerciorarse de que se mantenían a flote. Esa idéntica noche un atisbo observaría ocultarse a la sombra tras su figura ¿qué desafío es este, que hallándome sereno, burlarse quiere? ¡Por Dios, quién osa poseer mi sombra!, nada contestó a sus ruegos…encolerizada, la tristeza le arropó y fue compañera de despliego de turbaciones…esa misma noche. Esa noche que se acercaba al plenilunio y su propia estirpe le hacía escarnio, aislándolo como a un infectado…dejándolo solo frente a una suerte inminente de olvidada necesidad de abrazo…de conquista…la paz no reinaría jamás en el bajo instinto criminal de un mundo dado al exterminio. ¡Esta noche alguien me llama!, lo percibo con claridad a pesar de la oscura tez de la tierra ¿Quién sois vos? ¡Responded presto, antes de que la locura se adueñe de mí y la necedad haga estragos alrededor de este pueblo esquivo! ¡Rezad para que el filo cortante de mi espada no desenvaine y se alce contra esta furia desencadenada por la esquizoide presencia de la cruel iniquidad!, Ah…enemigo desleal que os escondéis ¡dad la cara y os salvareis!...esa noche blandían las nubes allá en los altares, brunas sobre foscas, amenazando tormenta, menguando luces estelares… ¿se acercaba un diluvio…?¡El enojo de los omnipotentes evacuaba su arrebato con la manada de los albores en su más puro estado natural contra el frágil y mezquino títere recreado en estiércol de vanidad!...Esa noche, giró despacio a su entorno y percibió que no era denso el espacio…¿De dónde descendía este infinito que calaba sus atavíos?, consciente de la ignorancia, maduró que se hallaba en sacro instante y que se le revelaba, o pretendía, una señal de divina identidad…más él era un guerrero y no un piadoso creyente…pero esa noche, esa noche aleatoria, colmada de contraposiciones y rarezas, montaría raudo en su corcel y cabalgaría alejándose del desafuero hasta que el ciclo le derribara de su montura y se eclipsaran las tinieblas.
Marzo de 2003

sábado, 26 de marzo de 2011

Perspectiva...



He imaginado la pequeña utopía de un hombre, que con los años, decide hacer lo que realmente quiere y necesita…vivir la paz interior, sólo perfilando la no menos irreal visión del horizonte…esa gran línea que divide cielo y mar y que termina en el final de los mundos…el horizonte es como una hamaca colgada entre dos árboles ¿el bien y el mal?, placidamente cimbreando, sobre el filo de los elementos sumados en una azarosa existencia… ¿reposar o agonizar?

sábado, 19 de marzo de 2011

VIAJERO SEDENTARIO

Desde la ventana de la habitación, sus ojos acuosos se posaban con cariño y nostalgia sobre aquellos viejos y poderosos raíles de metal, vías muertas que como raíces profundas, siempre habían estado allí, partícipes del paisaje. Edgar el pensador, observaba como paralelamente se alejaban, perdiéndose en otros confines de mundos imaginarios y venerados, demasiado distantes, sentíase unido al añorante vacío, en un estado comatoso pero sosegado y sereno. Para Edgar el ferroviario, la estación del ferrocarril había sido su cuna y sería algún día, sin duda su sepultura. La ciudad quedaba lejos, Edgar el solitario lo prefería así. La anciana y olvidada estación creaba un oasis en medio del desierto, la gran fotografía de toda su existencia, el mapa de sus vivencias. El caserón era espacioso, dos plantas se alzaban en la plenitud de la nada. Arriba estaba su cuarto, Edgar el hacendoso mimaba los objetos como si de porcelana se tratara, limpiaba todos los días cada rincón del silencio y pasaba el trapo del polvo a la monotonía con cara risueña, los tres restantes habitáculos tenían algo en común, techos, paredes, suelos, muebles, se hallaban repletos de recuerdos de otras ciudades, de otros países, de modo que al atravesar los aposentos, uno se encontraba inmerso en distintas civilizaciones. Amuletos, iconos, figuras talladas, cuadros, candelabros, pipas de agua, toda clase de enseres de arte hechos de arcilla, de madera, bronce, plata, reliquias que antiguos viajeros de paso, o incluso moradores ocasionales le habían ofrecido con gratitud, pues esas tierras eran talismán de inspiración, muy apreciadas por pintores, poetas y toda raza de artistas. En el bajo estaba la fría sala de espera con las colillas en el suelo y sus graffitis en las paredes, en el lavabo y en los bancos de madera color carcoma. Desde los cristales se divisaba la clara llanura, el viento golpeaba con fuerza para despertar la dormida imaginación de un sueño que pertenecía al tiempo de los recuerdos. En ese ayer Edgar el solidario, abría las puertas dando cobijo y alimento a quien quisiera pasar allí una temporada, así Edgar el civilizado conoció todos los tiempos, la historia, las guerras, el sexo, el amor, aprendió a tocar varios instrumentos como el piano, las congas, los bongoes, la guitarra, el saxo, le inculcaron diferentes religiones, estudió la contemplación y la relajación mediante el tai-chí, el yoga, fue ovo-lácteo-vegetariano y profundizó en la cultura oriental, buscó la riqueza espiritual, practicaba idiomas y leyó infinidad de libros y escribió el suyo propio, al terminar la última página, Edgar el sabio puso fin a su vida con una sobredosis de conocimiento. Las arenas del desierto se arremolinaron creando dunas que enterraron aquel andén perdido, sus vías, la casa y a Edgar el viajero sedentario.
Junio de 1997

sábado, 12 de marzo de 2011

Guiños de Incienso… (Fulgores)

Sueños bordados con hilos de seda de colores…dibujos de flores y cielos azules, casi siempre nubes blanquecinas de infancias tiernas…días del circo de los gitanos y dulces de limón…invasiones de recuerdos…tus ojos de manzanilla:
Tomabas tu infusión en aquella vieja cafetería, de ornamento modernista de chispazos de otro siglo…por la avenida vagábamos, gesticulando autómatas el uno al otro…éramos almas de río…por sus orillas ladeábamos ilusiones de candelas, encendidas en misteriosos candores de chiquillo, niños que hablaban con el tiempo, en esos terrenos verdes, que se eternizaban al finito del pueblo…donde las viviendas dejaban su aposento a la Natura, a la hierba y al ganado…donde tu te aventurabas a sorprenderme, acogiéndome la mano en tu mano. Rozaban tus labios…soplos de mariposa…caricias de trigo… bebía tus auras en esta tierra de fértil cosecha…tu me regalaste una mueca y una estampita de la virgen de las galletas…yo te ofrecí la flor del verano.


19 Noviembre 2009

domingo, 6 de marzo de 2011

Laureados horizontes de mismidad

La ley del silencio en la ladera más apartada de la cantera.
Una piedra chiquita, así…diminuta, casi integrada en la tierra dialogaba con una roca agreste…esculpida en la sabiduría de los elementos.
- ¿Porqué murió el humano, madre?, creía que era el preferido de la creación.
- Cierto, chinita, pensaba que era el rey, con derecho a manipular contranatura todo a su paso.
- ¿Se equivocaba? ¿No lo era?
- Desde luego que erraba, no puede ser el principal protagonista, aquel que destruye y arrasa con todo lo realmente necesario para la existencia del planeta.
- …pero tenía sentimientos…
- Sí, aunque muy pobres y superficiales…
Veneraba los materiales banales, eso es lo más triste…Era un ser destructivo y pagó por ello…
- ¿Qué pasó, Madre?
- Un virus contaminó al hombre. Él mismo lo había creado en un laboratorio y se contagió con su propia avaricia…Experimentaba con peligrosa radiación…
- ¿No tenían ya bastantes armas nucleares?
- Nunca tuvieron demasiado de nada, era una raza codiciosa…el poder científico abusó del control y las glándulas reproductoras quedaron estériles, a partir de ese mismo instante nadie volvió
a concebir, y la ancianidad fue pereciendo convulsivamente hasta no dejar rastro de su paso por el mundo.
- ¿No había Clones?
- Acabaron como nosotras…simples fósiles.
- Ese mundo que quería conquistar…¿El virus no se llamaría ambición?
- Más bien liberación, las demás especies por fin vislumbraron el paraíso.
La roca y la pequeña piedra continuaron charlando de los cruentos sucesos,
hasta que se ocultó el Sol entre las montañas frondosas de árboles y vegetación.
Un terremoto inclinó el suelo y un desprendimiento acabó enterrando
a los prehistóricos conversadores, en un fondo escueto
de irresolución y consternación.

Noviembre de 2002

sábado, 26 de febrero de 2011

Kim Hereu Majoral

"Hay guerras monstruosas
donde mueren miles de seres humanos,
Y existen guerras internas
donde muere uno mismo..."

viernes, 18 de febrero de 2011

Donde habite el olvido

Donde habite el olvido, sembraré pensamientos.Enterraré los momentos desagradables, más, procuraré rescatar de la memoria, los instantes mágicos de mi niñez, transcurridos en ese pueblo pequeño.
Veré sus casas de piedra y los tejados de pizarra.
Pobladito de gentes alegres, trabajadores del campo.
Recorreré las inmensas montañas…casi alcanzando el cielo.
Allí a los cuatro vientos, jugué de chico, con imaginación y soldaditos de plomo.
Todavía percibo el olor de los lápices, la goma de borrar y la tiza esgrimiendo en la pizarra de la escuela.
En las noches frías, antes de dormir, Enid Blyton y Julio verne me arropaban, con sus páginas amarillentas, plenas de aventura
…ah! Que tiempos tan  fantásticos y entrañables, los de ayer…

domingo, 13 de febrero de 2011

Pinceladas del Alma errante

 De nuevo hoja lúcida, quedo aquí contigo…lejos de masivos ordenadores de pantallas reflectantes que coartan mi inspiración…musa lírica…en estos días de sequía, siento la vulnerabilidad de estar preso, sí, como en otra entidad que no es la mía y sin embargo debo seguir penado, pues el miedo congela mi quehacer…temor, pánico a volver a un terreno que jamás habité …pero que adivino palpando mi piel, advierto su brisa y distingo el sendero y la luz que me grita…una frecuencia en off me dictamina…observo en pasivo, vegetando entre dos trincheras…recibiendo todas las balas en soledad…camino por mi celda, doy giros en tres metros cuadrados y recorro más vía que cautivo en libertad. No he llegado y tampoco he salido… ¿Dónde me encuentro pluscuamperfecto? Remoto de ti y lógicamente, no en el mundo de ellos…soy un extraño, sin lengua, ni patria…soy impúber…hijo de experimento…soy tu otro, fuera de yo, sin mi…etéreo, grácil… impregnado de pueblos desnudos, bosques salvajes…pretéritos primigenios…cuerpo acariciado por interpretes de mentes en danza…y la música suena dulce, palo y piedra golpean sin composición temática. Razón de escribir?...por qué respirar si nada es esencial…necesario, significativo. Primordial? Y el equilibrio del Astro despellejando mis sienes, allá sentado, en el banco cardinal del camino. Días festivos, ocios de muchedumbre…al andurrial departen dos mexicanos ¡con qué ahínco! Siempre como brújula, su tierra, nomás cuate ¿se juzgarán extranjeros? ¿El origen de las fronteras? Qué afecta donde nací?...la moneda quema en las manos como fuego prendiendo en el animo, reflejos en tus ojos, sí, sí, aliado, indícame qué vas a forjar mañana…seguirás, retornarás? O acaso ya más experimentado, te tumbarás contemplativo y pernoctarás en las calles portuarias, tullidas, de duendes que se suicidaron al equinoccio y asumieron, su término de letrados de la autopista.
El arte se encuentra entre bastidores, no haré acto de presencia en el escenario de decepción donde el telón no tardaría en bajar como hoja de acero afilada.
Me rebelo ante un mundo destructivo que accidenta y lincha a sus creaciones... Justicia es una palabra legal, nomás.
El reflejo de ojeada inquieta, el padecimiento del ser postrado…la inquina de no ser interpretado coherentemente. Qué le prohíbe inhalar el goce del olvido antes de escuchar los pasos del recuerdo, acercándose como sabuesos adiestrados por asesinos mercenarios, exterminadores de razas evacuadas, a inexistentes campos de refugiados…donde se hallaba la infancia, ahora se posan los pájaros sobre las sombras de tierras lejanas, que viejos antepasados, verdugos colonizadores, sembraron ciento sesenta acres por cabeza…cortada.
La flor del Sol…desplomando sus pétalos…prendiendo la arena del desierto con la leña seca de la mañana…las brasas del fuego helado nocturno, que entierran el aire escurridizo y frío…la noche herida, muere por la mañana y la Aurora ensangrentada prorrumpe al amanecer…complacido y a la vez perdido, proveyendo fusilamientos de Albor y nube. A menudo dudo de la credibilidad de los sueños.
Un adiós triste se fugó en el vagón…dejando la última esperanza de encuentro en el andén y en el vuelo de un pañuelo…mojado por el llanto…ya se terminó la cartilla de racionamiento…


-Abril 2008-

domingo, 6 de febrero de 2011

LA LEYENDA DEL SUICIDA (ENTRE SOMBRAS DE LO REAL)

A Sócrates Expósito, la vida nunca le había dado un abrazo. Nacido de la tormenta, ésta sería su noche, su frente, su perfil…su acompañante. La triste composición de una partitura inacabada. Siendo apenas un niño, una hemorragia de lágrimas le creó una herida que sería eterna, ya por entonces empezó a odiar las cenizas de aquel maltrecho mundo a punto de hundirse. Pasaron algunos años, cansado de recibir tantas puñaladas, decidió una luminosa mañana, poner fin a su atormentada existencia. Con una cuerda escondida bajo el abrigo, marchó de casa, orgulloso, masticando la sonrisa del predestinado. Durante varios meses lo había estado planeando con detalle y precisión.
- Bien, se dijo, hoy es el gran día…vamos allá.
Comenzó a bajar los estrechos peldaños del viejo edificio tan apresuradamente que resbaló en el rellano encerado ¡qué susto! suerte que se sujetó a la barandilla,
- Casi me rompo una pierna, podían colocar un cartel de aviso.
Con el corazón cabalgando, olvidó el incidente y siguió adelante, caminando por las hermosas calles de su ciudad natal. Iba obsesionado, absorto en pensamientos, contento del día que había elegido, el cielo de azul intenso, flores en los jardines, un perro que se orinó en su zapato…
-¡Eh, oiga tenga cuidado hombre! su perrito acaba de estropear mi mejor calzado, a ver si vigila dónde hace sus necesidades el chucho.
El hombre, que llevaba gafas negras y un bastón blanco –encima snob, pensó Sócrates- le tendió la mano.
-Por favor, lo siento enormemente.
Y se fue con presteza. Cuando abrió la mano se encontró con un billete doblado.
- Qué me ha dado, si con esto puedo comprarme cuatro pares de zapatos.
Quiso devolverlo, pero le resultó imposible dar con él, el hombre invisible se había evaporado. Pasó por una tienda, entró y se compró unos mocasines que le sentaban muy bien, al levantarse para ir a pagar a la caja, la chica que le atendió le explicó que no debía nada,
-¿Cómo qué…?
- Hoy es la inauguración y a los cinco primeros clientes no les cobramos, enhorabuena señor. Gracias, adiós.
- Pero bueno…en fin, hasta luego.
Confuso, continuó el viaje hacia las afueras de la urbe, allí entre pinos y encinas esperaba “su árbol”, alto, grueso, majestuoso, una joya de la natura que daba confianza y seguridad. En una rama colgaría la horca y en el aire fresco de la noche, oscilaría su cuerpo, descansando el sufrimiento al amanecer junto a la sombra del tronco ceremonioso. Así despistado, con el cerebro balanceando aún, pasó un semáforo en rojo. Pitidos, frenazos, insultos, percibieron sus oídos castigados.
- ¡Desgraciado, Suicida!
- Dios, por un milagro no me atropellan, vaya racha.
 Siguió cabizbajo y taciturno hasta que algo rozó su brazo, una maceta de geranios se estrelló en la calzada, la sangre asomó en la piel, miró arriba y gritó al balcón. Un señor sexagenario bajó rápidamente y le hizo subir con toda clase de reverencias, disculpó su descuido y le limpió la herida. En una esquina de la casa había una niña bonita que le regaló su sonrisa.
Se dirigía a la periferia, a un frondoso abismo de vegetación aislado. Una densa niebla le cubrió, envolviendo sus sensaciones, creyó sin ser creyente que se encontraba ya en el cielo, pero no, olía demasiado mal para la eternidad, un fuerte olor a quemado, la nube era humo, giró a su alrededor, de una de las muchas fábricas, las llamas asomaban por
los ventanales, el cielo convertido en infierno. Un muchacho adolescente se asfixiaba. Sócrates se acercó a toda prisa, trepó como un gato por los sobresalientes de la pared, llegó y saltó adentro, ató la soga a un armario macizo, el chico se le abrazó desfallecido y así, entrelazados, llegaron a tierra, sanos y salvos. Todo el vecindario les aguardaba, ya llegaban los bomberos, se sucedieron los flashes de los fotógrafos, las entrevistas de los periodistas, Sócrates se escabulló y huyó del bullicio con la cuerda un poco chamuscada bajo el abrigo. Quería llegar antes del anochecer a la cita. Sus pasos ahora cruzaban el anciano puerto, Las gaviotas pescaban y el horizonte…pronto se reuniría con él. El agua enfurecida chocaba contra el dique y las rocas salpicadas, esculpidas por una mano indómita. ¿Era un espejismo o alguien se agitaba en el agua? Fijó su mirada y descubrió sorprendido, el cuerpo de una mujer que se retorcía desesperadamente, ahogando gritos y sollozos. Él era mal nadador, sin embargo no dudó un instante en lanzarse al mar, sin pensar en nada más que en luchar contra las olas enloquecidas, vencidas éstas, alcanzó a la joven y agarrándola por la mandíbula, con mucha dificultad, apuró las fuerzas llegando a buen puerto. Le hizo la respiración boca a boca, La chica había tragado medio mediterráneo. Al cabo de un rato, con un ruedo de gente entre ellos, los pulmones fueron achicados y la respiración normal, volvió al curvilíneo cuerpo de la escultural sirena. Él no había podido apreciar su belleza hasta pasado el mal trago. Ella miró a Sócrates agradeciéndole su coraje. Los de la ambulancia la tendieron en la camilla y marcharon con las luces de urgencia. Ya era muy tarde, se apresuró, por fin divisó el bosque, quería hacer las cosas bien, con luz para poder trenzar el nudo del collar. Allí estaba frente a él, desafiante “su árbol”. Subió hasta la rama más gruesa, la rodeó cariñosamente con la cuerda, se colocó el colgante en el cuello, mientras la felicidad existía. Estando allá en lo alto, atisbó a dos maleantes quitando el bolso a una pobre anciana. Anudó la famosa cuerda, se quitó el lazo y saltó sobre los dos criminales, les golpeó con rabia, ahuyentándoles. Recuperó el bolso y se lo devolvió a su dueña, la señora se lo agradeció con un himno de aleluyas, y santiguándose dijo que rezaría por que tuviera larga vida. Quedose solo, pensando en todo lo que le estaba ocurriendo, de repente un puñetazo le trajo al mundo real. Los asaltadores no se habían ido muy lejos, pero no contaron con la fuerza de un suicida que deseaba terminar su obra. De dos manotazos y cuatro puntapiés, les dejó en el suelo, yacentes. Recogió la soga del árbol y les rodeó con ella, asegurándose de que estuvieran bien maniatados, les hizo recuperar el conocimiento y cansado de llantos e injurias, de sobornos y amenazas, les acompañó a la comisaría. Cuando salió de prestar declaración, la noche era más negra que su pena. De regreso a casa, se cruzó con una mujer de formas provocativas y cara angelical, ¿A quien le recordaba…? Ella le miró, penetrando en su interior y con los labios carnosos le saludó, claro…era la sirena del puerto; ella sonriente le abrazó, le sujetó del brazo y atrayéndole, le besó.
- Tú me has besado primero ¿no?, anda, vamos a tomar unas copas…
 Y juntos entraron en un local musical, la química hizo el resto y se vieron al día siguiente, y al otro, y al otro…

Conclusión, mensaje o moraleja: A veces la cuerda de horca destinada a la muerte, puede atarte a la vida.

Octubre 1998.